Tibia como suave beso



Cual rosa delicada y tierna,
me tocaste con dulzura,
tibia como suave beso,
como el roce de mi piel en la tuya.

Cual rocío del cielo imperceptible,
tocaste mi mundo cuando no lo esperaba,
creando un futuro lleno de armonía,
cuando precoz aun me encontraba.

Amada mía querías atraparme,
en mi infancia no lo noté,
inmerso en este mar de sonidos,
de notas hermosas me encontré.

Me acompañaste en mis momentos alegres,
y en los tristes no me desamparaste,
mi compañera desde la infancia,
en ser mi amor eterno te empeñaste.

Para muchos fuiste un pasatiempo,
para otros solo un arte,
admirando desde lejos,
nunca quisieron tocarte.

Jugaste conmigo desde infante,
en la adolescencia me enseñaste a respetarte,
con tu amor, generosidad y agradecimiento,
con disciplina sabia me educaste.

Ya alcanzando la juventud,
me permitiste reconocer,
que mas que arte eres ciencia,
esa que debo entender.

Un Don me regalaste,
cosa que agradezco eternamente,
espero me acompañes por siempre
en mi corazón, alma y mente.

Ahora tengo la ardua tarea,
de con amor darte a conocer,
a todo quien desee apreciarte,
presentarte es mi deber.

Mas que un deber es un placer,
una meta me he impuesto,
a que muchos niños y niñas,
tocar buena música le apuesto.



A todos, mil gracias por leerme.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*